Dra. Elsah Arce Uribe

Competencia entre peces nativos y peces invasores

Semblanza

Soy bióloga egresada de la Facultad de Ciencias Biológicas (FCB), UAEM. Estudié la maestría y el doctorado en el posgrado del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (PCMYL), UNAM. Realicé estancia posdoctoral en el Instituto de Ecología de la UNAM.
Mi investigación ha estado encaminada a los organismos acuáticos, particularmente trabajo con peces y crustáceos. La temática de mi interés es la conducta, ecología y cultivo de estos animales.
En la Facultad de Ciencias Biológicas imparto la materia de Ecofisiología de Organismos Acuáticos y a nivel posgrado he impartido Ecología Conductual de Organismos Acuáticos y Redacción y Difusión de la Investigación.
He participado la revisión de programas educativos de la UAEM como la Licenciatura en Biología, la Maestría Manejo de Recursos Naturales (MMRN), UAEM. Adicionalmente, he participado en comisiones de ingreso al Doctorado en Ciencias Naturales (DCN) y a la (MMRN). He desarrollado gestión académica como consejera alumna del Posgrado de Ciencias del Mar y Limnología (PCMYL-UNAM) y como integrante del Consejo Técnico de la FCB, UAEM.

Resumen

Los peces cíclidos son animales territoriales que compiten frecuentemente por sitios en donde establecer sus nidos. Estos peces tienen cuidado parental y en la etapa reproductiva defienden agresivamente a sus desoves y a sus crías. La mojarra criolla, que es un cíclido nativo de la cuenca del río Balsas en el centro de México compite por territorio con cuatro cíclidos no nativos con potencial invasor y defiende a sus descendientes de la depredación de estos invasores. En combates entre machos de tallas similares la mojarra criolla establece dominancia frente a los invasores, sin embargo, las abundancias entre los cíclidos no favorecen a la especie nativa, es decir, existen más individuos de los peces no nativos que de la mojarra criolla. Ante este panorama, la dominancia en los combates no parece explicar las abundancias poblacionales. Esto puede deberse a que la mojarra criolla esté pagando altos costos al combatir que se vean reflejados en su crecimiento y en la tasa reproductiva, a que no esté evaluando correctamente a su oponente y así misma o porque el mecanismo de competencia pueda explicarse mejor en términos de explotación. Actualmente se realizan estudios que buscan explicar estas interrogantes y que evalúan los mecanismos de competencia entre estas especies de cíclidos.