top of page

Nombre ponente

Jean-Philippe Jazé

Adscripción

CINCCO, UAEM

¿Acaso es dualista Descartes en el Tratado de las pasiones?

Resumen

Descartes está considerado a menudo como el prototipo del filósofo dualista, es decir que su filosofía admitía la coexistencia de dos principios irreducibles. Sin embargo, en su último libro publicado de su vivo Las pasiones del alma también conocido como el Tratado de las Pasiones, Descartes adopta deliberadamente una postura materialista y estudia las pasiones en tanto como médico, rompiendo así con la tradición de la escolástica. La ideología cristiana tenía una concepción mística de las emociones fundamentada sobre el amor, primera de las pasiones. Para Descartes, los movimientos del alma (entendida como cuerpo animado) se dividen en movimientos voluntarios (las acciones) y movimientos involuntarios (las pasiones). Tanto las acciones como las pasiones son movimientos del cuerpo y se prestan a una evaluación de corte materialista. Las emociones son entonces movimientos corporales. Según Descartes, la primera de las pasiones, que condiciona todas las demás pasiones, es la admiración. El término ‘admiración’ en el francés del siglo XVII expresa el hecho de tener la mirada solicitada por un evento nuevo que llama nuestra atención. La admiración es una emoción cognitiva en este sentido que nos habla de la incursión de lo nuevo en nuestras vidas. En el presente trabajo, presentaré El tratado de las pasiones como parte dinámica del proceso de laicización del pensamiento en obra en la filosofía moderna.

Semblanza

Jean-Philippe Jazé estudió la filosofía en Besanzón (Francia), París (Francia) y Cuernavaca (México). Se doctoró en filosofía contemporánea en 2005 con una tesis sobre la categorización. Es titular de una Maestría en Ciencias Cognitivas por el CREA (École polytechnique (1990). Es miembro fundador del CINCCO.

bottom of page